La Unidad de Alcoholismo le ofrece programas de tratamiento eficaz y adaptados a cada persona según sus necesidades, con unos profesionales experimentados y capacitados para cualquier eventualidad y unos recursos asistenciales perfectamente acondicionados y preparados para cualquier necesidad.

Si el usuario necesita un tratamiento ambulatorio, este se lleva a cabo en la Unidad de Alcoholismo, situada en el corazón de Madrid y perfectamente comunicada. Allí será atendido por equipos multiprofesionales (médico, psicólogo, etc.) que adaptarán el tratamiento a sus características personales(ver tratamiento ambulatorio).

Si el paciente necesita ingresar en un centro residencial (clínica activa) se le deriva al centro terapéutico residencial de Vañes, perfectamente acondicionado y con equipos profesionales de la máxima cualificación. Una vez efectuada dicha intervención, el paciente retorna a la Unidad de Alcoholismo para seguir tratamiento en régimen ambulatorio.

Si el usuario no puede o no quiere ingresar en centro residencial, pero sus necesidades van más allá de un tratamiento ambulatorio, se le propone tratamiento en régimen de centro de día, durante el cual el cliente llega al centro a las 9 de la mañana, permaneciendo hasta las 17:30 horas (u otra hora a convenir) realizando actividades terapéuticas variadas.

En líneas generales, un 75% de los pacientes pueden efectuar el tratamiento en régimen ambulatorio de principio a fin. El 25% restante necesitan ingresar al principio en centro residencial para desintoxicarse y recuperarse psicofísicamente. También para desconectar de la dinámica de consumo.