Spain is diferent

En un foro, un sujeto lanzaba la siguiente pregunta-afirmación:

“Bebo de 6 a 10 cervezas diarias mínimo, ¿soy alcohólico por eso ? es que a mi me parece normal, quizá no debería todos los días, pero tampoco debe ser tan malo no ?? joder que no me “drogo” ni nada !!”

Estas eran de las respuestas:

  • Si, es bastante…pero no creo que sea preocupante…auque estaría mejor 4 o 5 al día..
  • Los médicos noruegos recomiendan tomar 1 litro de cerveza al día. Tiene minerales para parar un tren y es la mar de sana. El problema del alcoholismo es otro; ¿tomas esa cerveza porque te apetece o porque no puedes vivir sin ella?
  • Yo me tomo mas o menos las mismas, no hay problema, Además he estado varias semanas sin beber y ningún problema.
  • No pasa nada, yo hay épocas que también le doy bien, sobre todo en verano.Eso sí, puedo pasar un mes sin catarla.
  • no, yo lo veo normal, 1 litro al día o así no?

En España el consumo de alcohol está muy extendido y socialmente aceptado, ligado a la mayoría de los acontecimientos sociales de nuestra vida cotidiana, presente en todo tipo de reuniones o actos lúdicos como bodas, bautizos, cumpleaños y otras celebraciones, convirtiéndose su ingesta casi en una obligación y cuya negativa conlleva en muchas ocasiones la exclusión del grupo. A quienes no beben alcohol se les tacha de extraños, aburridos o que están enfermos.

Tal vez el tópico de “Spain is different” se extiende también para la ingesta de alcohol. En España se consumen 102 litros de alcohol de media al año por habitante lo que supone que cada español se bebe 1,96 litros de alcohol a la semana ocupando la zona media a nivel mundial aunque eso sí, se bebe más barato, 709,49€ por persona y año.

Esta mal visto que la gente consuma drogas como la heroína, la cocaína, el hachis e incluso hoy en día el tabaco pero no que se beba alcohol. La ingesta de alcohol es algo que puede controlarse y no existe demasiada peligrosidad en su uso, esta es la percepción de un número importantes de los españoles, de hecho en todas las celebraciones y muchos actos sociales lo habitual es brindar con alcohol, siendo creencia común que da mala suerte brindar sin alcohol. Beberlo se asocia al ocio y al tiempo libre: se va a tomar una cerveza después de trabajar, después de practicar algún deporte o mientras se ve un partido de fútbol y factores como la desinhibición, la locuacidad, la euforia y la facilitación de la sociabilidad que produce hace que nos olvidemos de los efectos negativos como las conductas impulsivas, la disminución de los reflejos con aumento del tiempo de reacción, la disminución de la concentración y el juicio, responsables muchas veces de conductas agresivas, accidentes de tráfico y laborales, problemas de salud, etc. Sabemos que el alcohol es una sustancia que genera en muchas ocasiones un mal uso abuso o dependencia pero seguimos consumiéndola dejando de lado las consecuencias más adversas….. ¿lo sabemos o pensamos que somos diferente?.

AUTOR: PILAR BLANCO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *