YO DE MAYOR QUIERO SER ALCOHÓLICO

Niño, si tomas alcohol te volverás loco y acabarás viendo bichos por las paredes”. Y me lo dice mi padre mientras se toma a grandes tragos una de las cervezas que acabamos de adquirir en el supermercado tras estudiar detenidamente cada marca de la infinidad de estantes dedicados a esta bebida….En muchas de las películas que veo los personajes se sirven una copa en momentos importantes del desarrollo de la misma.

No sé porqué pero tanto la estética de esos licores como la forma en que los saborean despiertan mis ganas de beber. Aunque es cierto que no siempre el consumidor de alcohol es el “bueno” de la peli y que muchas de las escenas en las que se bebe son desagradables, estos casos también tienen para mí un gran atractivo…. A mis hermanas les dan un vasito de orujo cuando tienen el periodo y dicen que es para mitigar sus dolores. He pillado a alguna de ellas haciéndose la dolorida para tomar un poco más…Cuando las muelas le dan guerra a mi madre, se enjuaga la boca con ginebra para que se las anestesie. Dice que es como si fuera un medicamento pero luego se la traga y no parece que le disguste…Mis primos mayores me insisten en que cuando queramos mis amigos y yo nos compran algunas botellas y refrescos en el supermercado para que las bebamos a su salud y podamos divertirnos el fin de semana, que para eso somos jóvenes…En navidades nos juntamos toda la familia para celebrar la nochevieja. Después de comer las uvas, los adultos brindan con cava y a los niños nos dejan hacerlo con un poco de sidra, que es menos fuerte… He tenido un problema en el colegio con mis compañeros y me he sentido muy mal. Mi mejor amigo me ha dicho que lo olvide y me ha invitado a su casa porque no están sus padres y sabe dónde guardan el alcohol. Me asegura que voy a ver las cosas de otra manera después de que tomemos un poco y pasemos la tarde jugando con la consola…Mis padres me repiten a diario que es bueno hacer deporte en compañía, compartir aficiones y dialogar con los amigos para que la relación sea sana pero les veo ir de bar en bar con sus amistades y poco más. Les noto animados y parecen pasarlo bien.

No son como los borrachos que salen sólo a beber, ellos salen a relacionarse y, mientras, se toman sus cañas o unos vinos… Mis profesores nos hablan de los peligros del alcohol pero en el recreo veo a alguno de ellos ir al bar donde nosotros compramos los bocatas y pedirse un pincho de tortilla y una cerveza, o dos…El señor Li es el dueño de la tienda de la esquina. Tiene de todo, hasta comida y bebida. Muchos de mis vecinos compran allí las litronas porque queda cerca del parque y no les pone problemas para dárselas…Todos los días al venir de clase veo a las mismas personas tomando el aperitivo en los bares del barrio. Sé que muchos de ellos trabajan y pienso que deben ganar un buen sueldo para permitírselo. Incluso cuando salgo por la tarde algunos siguen allí. Seguro que comen rápido y van a tomar café antes de volver al trabajo…El finde pasado ingresó en el hospital un chaval de mi edad con un coma etílico.

A los pocos días iba por la calle como si no hubiera pasado nada y, aunque le conozco sólo de vista, no me parece mal tipo ni creo que tenga problemas. Estoy convencido de que se le fue la mano y poco más…Mi familia suele contar una anécdota sobre mí que les hace mucha gracia. Dicen que cuando era más pequeño una vez me preguntaron qué quería ser de mayor y yo dije “alcohólico”. Por lo visto, esta respuesta les asustó mucho hasta que añadí…”pero un alcohólico bueno y feliz, como vosotros, mis amigos, mis profes, los vecinos y la gente normal y corriente.

AUTOR:   LEANDRO PALACIOS AJURIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *